Sí, habéis acertado. Es otro post sobre los gravísimos sucesos acaecidos en los últimos días. Miles de empresas contaminadas por el virus. Actividades paralizadas y los de siempre, la gente de sistemas, a trabajar a deshoras, sacrificando su vida privada, sus planes de fin de semana, seguramente sin más contrapartida que una palmadita en la espalda o tal vez ni eso.

Hay un tema de fondo que observo cotidianamente en muchas empresas y es la manía de tener los departamentos TIC infradimensionados. Sólo cuando se trata de una empresa con clara vocación a servicios web/cloud, etc. el número de personas son las adecuadas, pues les va el negocio en ello.

En mi opinión existe un reconocimiento muy pobre de los profesionales TIC. Probablemente por la incapacidad de transmitir qué se hace en palabras no tecnólogas que lleguen a quien tiene que llegar, por historia en la empresa, por mil razones, pero la cruda realidad en muchas empresas es que solo nos acordamos de los profesionales TIC cuando hay un problema grave.

No sé si por suerte o por desgracia (seguramente por lo último) este ataque tan salvaje y tan masivo y tan planificado parece que no es más que el primero de muchos que van a venir. Parece que a golpe de garrote vamos a darle la importancia que tienen los profesionales TIC, al fin, aunque haya sido a hierro y sangre.

En la pasta de la gente TIC está la humildad (como norma general). Hacer muy bien su trabajo y solucionar problemas, todos los problemas que estén en su mano. Y es complicado que nadie les dé las gracias porque igual ni han sabido el riesgo que ha acontecido o la dimensión del esfuerzo por recuperar. Simplemente la anécdota de las horas echadas fuera del horario laboral.

En otra órbita los comerciales buitres que no conoces de nada y aparecen por arte de magia vendiendo una fabulosa solución de seguridad que te salvará de todos los males. Hay gente para todo.

Los profesionales TIC suelen estar pagados regular. Tienen un gran sacrificio de horas a sus espaldas y poca formación y mucha autoformación no pagada. Y, eso sí, hay que escuchar al señor de turno que dice que su maquinita no cae (pero es un hardware y todo hardware cae) y al otro señor que dice que su software es perfecto (pero el código es imperfecto por definición) y al otro de más allá que dice que echen a todos a la calle que él pondrá un outsourcing por menos dinero y más eficaz, cuando será todo lo contrario.

Siempre me ha fascinado la profesionalidad de la gente del mundo TIC. Cómo levantan sistemas de correo, recuperan bases de datos corrompidas, solventan unidades cifradas con backup, hacen y deshacen con más voluntad que medios muchas veces. Y la recompensa es saber que el trabajo se ha hecho bien.

He visto a muy poca gente (también la hay) escaquear el bulto cuando se avecina un buen marrón. Esto retrata mejor que cualquier CV al profesional que todos llevamos dentro. Los auténticos profesionales se crecen ante los problemas y les encanta, en el fondo, devorar una crisis con su conocimiento y sus artes aprendidas en mil batallas en las trincheras.

Creo que los directivos de las empresas deberían reflexionar si quieren mirar a su departamento TIC solo cuando hay problemas y tienen la empresa parada o quieren formarse un poco en ese mundo. La recompensa será que si ponen a trabajar el motor de las TIC de su empresa al ritmo que deben (que puede ser tremendamente efectivo) la empresa irá mejor. La continuidad de negocio estará garantizada. La seguridad (en lo razonable) también. Los usuarios podrán trabajar a todo trapo, siempre y desde cualquier lugar.

Obviamente eso significa una inversión en recursos hardware, software, formación y, claro está, recursos humanos, los integrantes de ese departamento TIC o, si se decide apostar por la externalización, outsourcing, servicios gestionados o cualquier otra fórmula, pues rodearse de un partner de confianza.

Si lees esto y tienes responsabilidad en tu empresa. Si tus compañeros TIC han sufrido en sus carnes el ataque masivo, si tu empresa se ha visto afectada y ya estáis funcionando, hazme un favor: acércate al departamento y dales las gracias por el trabajo que hacen. No te pido más.

Gracias por compartir en redes sociales y opinar, vuestros comentarios son muy bienvenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: