Según va aumentado el nivel de madurez en la virtualización empresarial, tal y como comentaba Josep Ros en un articulo anterior, surge una pregunta clave: «¿Que pasa si mi CPD de producción de repente desaparece o simplemente no puede dar servicio?».

La respuesta a esta pregunta, como todos sabéis, es muy sencilla, dejas de dar servicio. Hasta el 11 de Septiembre de 2001, la mayoría de las empresas no se planteaba un Plan de Continuidad de Negocio o BCP, de forma seria, por varios motivos:

1. Alto coste de la soluciones de contingencia.
2. La informática aún no era asumida al 100% como parte del negocio. Era un accesorio al mismo.
3. No se tenía la visión de un desastre absoluto.

Evidentemente, los dos últimos motivos rápidamente quedaron en entredicho. Puesto que varias empresas afectadas por los atentados del 11 de Septiembre, vieron prácticamente paralizado su negocio, llegando incluso. algunas a la desaparición, dado los graves daños que sufrieron sus sistemas informáticos.

Como es habitual en el ser humano, se reacciona después de que los problemas sucedan. Así numerosas empresas comenzaron a plantearse soluciones de continuidad de negocio frente a catastrofes, que ahora, se veían como más reales.

En este punto, el desarrollo de la virtualización simplificaba y acercaba a prácticamente todo el público la posibilidad de tener «una segunda infraestructura» o un CPD de respaldo, en el que en caso de catástrofe, poder continuar el desarrollo del negocio, a unos costes razonables. Ya no eran necesarias infraestructuras con cientos o decenas de servidores físicos, si no tan sólo con unos pocos hosts físicos y almacenamiento, podíamos volver a poner en producción los sistemas informáticos.

Resultó que ya no había que replicar datos, si no tan sólo era necesario replicar máquinas virtuales, que con un simple clic, podían ser arrancadas en el site de respaldo. Habíamos salvado, de repente, dos graves escollos, que impedían el acceso a muchas empresas a estos planes de recuperación ante desastres. Tanto los impedimentos económicos como de complejidad técnica, se habían situado al alcance de la mayoría.

Ya teníamos las máquinas virtuales replicadas en nuestro CPD de respaldo, pero aún resultaba una tarea muy compleja, volver a arrancar a toda la infraestructura e implicaba a especialistas tanto en networking como storage o virtualización y que, lógicamente, implicaba horas de trabajo.

Es decir, tenemos un RPO  (Recovery Point Objetive) que pueden ser de minutos o segundos (según la replicación hardware que utilicemos) y un RTO (Recovery Time Objetive) de varias horas, según el tamaño de la infraestructura.

Es entonces cuando VMware, hace más accesible aún esta soluciones si cabe, con la salida al mercado de vCenter Site Recovery Manager o SRM, como es más conocido.

SRM nos permite automatizar completamente las tareas de failover hacía un segundo CPD, de tal forma, que cualquier técnico con unos mínimos conocimientos es capaz de mover la ejecución de toda una infraestructura hacía un centro de respaldo con tan sólo unos clicks de ratón.

srm.png

Hemos reducido el anterior RTO, de horas, a pocos minutos con esta herramienta.

SRM ha ido evolucionando con el tiempo, incorporando la posibilidad de fail-back (vuelta al origen) e incluso, en última versiones, la posibilidad de replicación nativa de vSphere, evitando la adquisición de una solución de replicación hardware en algunos casos.

Cada vez vemos a más clientes, con infraestructuras completamente virtualizadas, que implantan estas soluciones ya que lo ven como un paso evolutivo lógico en el crecimiento de sus plataformas. Además de permitirles «dormir más tranquilos», les posibilita el trabajo, en algunos casos, alternando centros, de tal forma que no existen CPD de respaldo, si no sites por meses o incluso, por semanas.

Cuando los clientes acaban de implementar SRM nos comentan: «Ahora sí que puedo dormir tranquilo».

Esperamos que este post os ayude a comprender un poco más este tipo de soluciones para la facilitar y mejorar la recuperación ante desastres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: