Hola,

La inspiración me ha llevado esta vez a tratar un tema por el que cada vez más empresas se interesan e implementan. Empresas que ya no tienen que ser grandes corporaciones capaces de asumir tecnologías bautizadas con el San Benito de caras y prohibitivas.

Al igual que no hace demasiados años era VMware quién gozaba de esa reputación… Siempre se oía decir: – VMware es caro. VMware es caro…, también la tiene ganada la tecnología de replicación nativa entre cabinas modulares y qué decir de la gama enterprise de cualquier fabricante que se precie.

Sin querer abarcar demasiado, me centraré en la marca que a día de hoy mejor conozco de primera mano, Hitachi. Tanto en su gama AMS como las nuevas HUS, evolución de las AMS.

Esta marca/tecnología tildada de cara, cada día lo es menos. Cada día más asequible a un mayor número de clientes potenciales, que no quieren renunciar a este plus de seguridad en cuanto de recuperación de desastres y continuidad de negocio.

A muchas empresas les resulta un esfuerzo enorme la adquisición de una cabina de discos, ya sea con tecnología iSCSI, NFS o FC. Resulta siempre una elección compleja una vez toma la decisión. Pues los precios según fabricantes son muy diversos y acertar en el futuro crecimiento de nuestro negocio, tampoco resulta trivial de adivinar y menos aún en los tiempos que corren.

Se le suele pedir que no sea demasiado cara una vez escogida la tecnología de conectividad, que sea ampliable, que detrás esté una marca de prestigio, que su soporte, cuando nos resulte necesario nos aporte tranquilidad, etc.

Luego de todo esto y más puntos a tener en cuenta, si todo va bien y la lógica evolución del negocio es la prevista, surgen nuevas necesidades, como puede ser la anunciada en este artículo. La replicación de los datos contenidos en nuestra nueva y flamante cabina de discos, donde hemos consolidado toda nuestra empresa y con ella la información que la hace viable. Entiendase, ofimática, ERP, CRM, etc.

En este punto entra la baza de la segunda cabina, que ayude a que al menos, el departamento TIC de la empresa en cuestión duerma mucho más tranquilo ante la posibilidad de sucesos no deseados que impliquen pérdida del CPD primario o contingencia grave.

Ya hacemos copias de seguridad, ya externalizamos copias fuera de la empresa para cumplir con la LOPD, ya tenemos plan de recuperación de desastres, pero….. ¿dónde levantamos todas esas copias si nuestra cabina primaria se ha visto comprometida y no está operativa y no lo va a estar en un periodo de tiempo aceptable?

Nuestra segunda cabina entraría aquí en acción. A ella se le va a pedir sacarnos del atolladero. A ella y a todo el entorno de contingencia previsto y dispuesto con anterioridad al desastre en un CPD secundario, donde de forma más o menos automatizada, seremos capaces de sobreponernos a la situación que se haya dado, por grave que esta sea en el CPD primario.

En la próxima parte de este artículo me centraré más en el concepto de replicación y alguna de sus modalidades.

To be continued…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: