¡Hola a todos!

Supongo que leyendo el título lo primero que habréis pensado habrá sido: «otro que viene a explicarnos lo que es el cloud» o «qué pesados con la nubecita…»

Espero que el título no os desanime para seguir leyendo el artículo y que os aporte un punto de vista distinto, más cercano del cloud y sobre todo, una descripción más realista.

Lo primero que debemos tener en cuenta que «no todo lo que reluce es cloud». Para considerar un servicio cloud, debe tener algunas o la mayoría de las siguientes características:

El concepto Cloud está asociado a la palabra servicio, dejamos de pensar en comprar equipamiento hardware y software, para adquirir servicios, en los que la plataforma hardware pasa a un plano secundario.

Podemos destacar algunos tipos de servicio, aunque evidentemente, hay más que los aquí señalados:

Infrastructure as a Service – IaaS: es el servicio cloud más básico y tradicional. En el se ofrecen recursos, pueden ser físicos o virtuales, como máquinas virtuales, almacenamiento, direcciones IP, VLANs, firewalls, etc. Como ejemplos tenemos Amazon EC2, Azure, RackSpace Cloud, etc.

Una evolución natural del IaaS es el Virtual Datacenter o vDC, que ya no sólo proporciona infraestructura si prácticamente Datacenters virtuales para cada cliente con gestión completa.

Platform as a Service – PaaS: en este modelo de servicio cloud, el proveedor proporciona la plataforma para desplegar servicios software por parte del cliente. Elimina por parte de los proveedores de software la necesidad de gestionar la plataforma hardware.

Como ejemplos podemos destacar Cloud Foundry o Amazon Web Services Elastic, entre otras.

cloud.JPG


– Software as a Service – SaaS: es el servicio cloud más extendido en la actualidad y consiste en llevar nuestras aplicaciones software al cloud, pero, desde un punto de vista mucho más simple que el PaaS, en el que hay gestión del software. Aquí, el cliente contrata un servicio de ERP, CRM, software de nóminas, listo para funcionar en el cloud y no hay ningún tipo de gestión por su parte ni en la capa hardware, ni en el software.

Como ejemplos podríamos destacar Google Apps, Office 365, etc.

– Desktop as a Service – DaaS: en este servicio cloud, se ofrecen escritorios para el uso de los usuarios finales. Está totalmente asociado a las tecnologías de escritorios virtuales o VDI, aunque no hay que confundirla con ello, puesto que no necesariamente se tiene porqué ofrecer un escritorio virtual completo, con su sistema operativo independiente, si no tan sólo un escritorio, en lo más estricto del término. Como ejemplos, podemos señalar EyeOS, Mikogo, OnLive, etc.

Evidentemente, estos servicios que contratemos se tienen que desarrollar y desplegar, para ello tenemos tres modelos de despliegue de servicio, que son aceptados como los más habituales:

Espero que el articulo os haya resultado interesante, aunque haya sido una pequeña introducción al mundo del cloud. Será el primero de una serie de ellos, en los que trataremos de diseccionar y acercar a todos «la nube».

¡¡No os perdáis la próxima entrega, en ella, hablaremos de los sistemas de automatización y orquestación on-demand!!

* Costes Capex: costes de adquisición de las soluciones
   Costes Opex: costes de operación de las soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: