Una de las «palabras de moda» en este 2015, es la hiper-convergencia. Pero más allá de una moda, se trata de una nueva filosofía que dentro de no mucho será muy importante en los CPDs de medio mundo.

Básicamente consiste en fusionar el cómputo y el almacenamiento de una única entidad, a diferencia de las soluciones tradicionales en las que el computo consiste de muchos nodos, pero una única entidad de almacenamiento (o en varias replicadas entre sí o con carga distribuida).

Las soluciones más habituales hasta ahora en los CPDs, vienen de la mano de la revolución que supuso la virtualización, sobre todo en el aspecto de la consolidación de datacenters. No hace falta mencionar las grandes ventajas que conllevó, pero si que el almacenamiento se convirtió en una pieza indispensable.

A esta pieza cada vez la exigimos un rendimiento más alto y muchas veces, es necesario adquirir verdaderos monstruos para soportar discos flash, FMD o FAD. ¿Y porqué?. Pues simple y llanamente, porque con la virtualización hemos consolidado servidores, pero también hemos consolidado rendimiento.

Las soluciones hiper-convergentes, vienen precisamente para solucionar esta problemática de rendimiento y para mejorar la eficiencia de la administración IT. Por tanto no hablamos sólo de una solución distribuida, si no, de una solución de Software Defined Data Center o SDDC.

Aunque hay más en el mercado, hoy me gustaría centrarme en Nutanix: probablemente la solución de su categoría más extendida en el mercado y la que tiene la base más amplia instalada.

Nutanix.png

Quizás la forma más sencilla de definir sus funcionalidades y características es una sola palabra: Enterprise. Es decir, tienen lo necesario para proporcionar servicios de infraestructura TI  a un negocio que necesita una disponibilidad del 100%, incluyendo metro-clúster y redundancia muy personalizable.

Pero quizás lo más destacable y por la que es una solución diferenciadora es por su flexibilidad de crecimiento, rapidez y gestión centralizada de todos los dispositivos. Ya que, conformado el clúster de inicio, que implica un número mínimo de nodos, el crecimiento se realiza de forma unitaria, aumentando tanto cómputo como almacenamiento, manteniendo el punto único de gestión y administración.

Nutanix, nos permite dimensionar de dos formas nuestra plataforma, para adaptarla lo mejor posible a las necesidades del negocio:

– Vía Hardware: hay varias gamas hardware de appliance entre las que podemos optar.

– Vía Software: existen 3 versiones de software, que podremos elegir, según las funcionalidades que necesitemos para nuestro clúster de Nutanix.

Obviamente, a mayores capacidades requeridas, el coste será mayor. Pero de esta forma y con esta estructura de licenciamiento – hardware, se puede segmentar mucho más los niveles de entrada.

Nutanix tiene grandes ventajas como:

  • Simplicidad y flexibilidad para el crecimiento
  • ROI claro y transparente
  • Sin puntos únicos de fallo
  • SDDC
  • Solución del presente y del futuro
  • Ahorros de costes en el datacenter
  • Agnósticos de hipervisor
  • Aprovechamiento de las licencias actuales

Pero también algunas «pegas»:

  • Atado al fabricante hardware
  • No todas las versiones Hardware y Software se pueden mezclar entre sí.
  • Es necesaria arquitectura de 10Gb para la intercomunicación del clúster.
  • Nivel de introducción y soporte del producto en España.
  • Cambio de filosofía en el Departamento TI.

Sin duda se trata de la solución que nuestros CPDs tendrán en el futuro, pero con la ventaja de que la tenemos a día de hoy disponible. Ya fuera del ámbito tecnológico, hay que valorar la altísima disponibilidad que nos ofrece así como la reducción de costes de operación (OpEX), pilares básicos de los departamentos TIC del siglo XXI orientados a servicios.

Espero que esta visión de Nutanix os haya servido para ver el producto desde un ámbito más cercano a la realidad y al día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: