Buenos días queridos lectores del blog de Ncora. Soy Josep Ros y hoy me toca a mi escribir y lo voy a hacer sobre un tema tan delicado como son los servicios de calidad en el mundo TIC.

 La rápida renovación de los servicios TIC, que tienen fecha de caducidad incluso cuando se presentan, hace que sea complicado mantener un buen nivel de calidad en su gestión e implementación. Tener al equipo técnico bien formado, motivado y con buena experiencia en el producto es complejo y no siempre es posible.Además, desgraciadamente, cada vez se pide un mayor esfuerzo económico a las empresas de servicios TIC, lo que no es nada fácil de asumir, pues los márgenes son muy pequeños.

Parece que sólo nos acordamos de la importancia del acceso a los servicios corporativos cuando no están disponibles. Cuando podemos acceder a nuestro correo o nuestro ERP, que es la inmensa mayoría del tiempo, parece que es natural y que su funcionamiento es automático y dejamos de valorar la complejidad y la inversión que hay detrás.Los cargos responsables de tomar las decisiones como CEOs, Directores Financieros y Directores Generales, deben tomar consciencia de qué supone para la empresa, a nivel económico y de imagen para la marca, dejar de dar servicio durante determinadas horas o días.

Si quiero comprar un producto por Internet y no está la web disponible me iré a la competencia.

 Si llamo a una empresa y no me pueden atender porque «el sistema está estropeado» llamaré a otra empresa que me puedan atender y probablemente habrán perdido un cliente para siempre o en esa venta, sin duda.

 En lo que conocemos como Occidente, donde disfrutamos de una buena calidad de vida, tenemos que apostar por los servicios de calidad. Esto es extensible, a mi parecer, también a los servicios TIC. No podemos competir con países en vía de desarrollo ni en precios ni en cantidad. Una empresa china o índia, por ejemplo, podrá poner a muchos trabajadores durante muchas horas a hacer algo que nosotros, por coste, sólo podemos hacer con un recurso y durante un tiempo limitado. Es, por tanto, en la eficacia de la solución donde nos tenemos que diferenciar.

 Hay clientes que valoran mucho los servicios de calidad TIC, que se proporcionan por empresas especializadas y lo saben pagar. Saben que luego se van a beneficiar de un sistema robusto y bien gestionado y eso no tiene precio.Pero para que la percepción del cliente sea completamente satisfactoria, hay que cerrar bien los proyectos. De nada sirve hacer algo bien al 90% si el cliente percibe que se ha dejado incompleta la tarea. Da sensacón de dejadez y de poca profesionalidad. Hay que hacer, probablemente, alguna jornada de más y completar bien el proyecto, cerrarlo, verificarlo y explicárselo al cliente.

 Un problema común es que los técnicos son muy buenos pero no saben explicar. Utilizan expresiones muy técnicas o directamente frikis 🙂 Creo que es tan importante o más que hacer el trabajo bien, explicar qué hemos hecho y cómo se utiliza. Entonces si, la experiencia del cliente será totalmente positiva y sabrá valorar los servicios contratados.Claro que me diréis que hay clientes tocapelotas que sólo ven lo negativo de la vida y que a todo le sacan punta para criticar nuestra actuación. Son agujeros negros de energía y hay que plantearse que, a veces, el mejor cliente es el que no se tiene.

 Hasta la semana que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: