Como sabéis muchos de vosotros, tengo dos pasiones en mi vida (además de la familia), una de ellas es la tecnología y la otra, la agricultura, tanto a nivel de hobby, como de explotación profesional.  Nada mejor, que unir ambas actividades, que podemos pensar que están en extremos opuestos, para caminar hacía un futuro (aunque más bien presente) en el que ambas forman un equipo imprescindible.

Seguramente, si pensáis en agricultura, a alguno le vendrá a la mente esta imagen:

same

Pero nada más lejos de la realidad:

fendt

Como veis en un par de imágenes, la agricultura ha cambiado en 20 años totalmente. Se ha pasado de buscar máquinas que hiciesen su trabajo, a buscar maquinaria cuyo rendimiento por hectárea o por hora de trabajo fuese mucho más alta. Por ejemplo, el fabricante del tractor de la foto, Fendt (AGCO en realidad), se destacó por conseguir la primera caja de cambios «stepless» de la historia en tractores y cosas, como poder tener una velocidad de trabajo de 12.5km/h, frente a los 6, 7 u 8 km/h de la competencia en aquel momento. Imaginaos por un momento la reducción de costes de operación, OpEX, en tu explotación agrícola.

¿Y como lo hizo?. Muy fácil, cambiando su forma de pensar y haciendo que el software pasase a tomar un punto muy importante en el diseño de su maquinaria, ya que se trataba de llegar allá donde el agricultor no podía hacerlo con efectividad.

Un dato muy curioso, son los sistemas de auto-guiado, imprescindibles en la agricultura moderna y que nos permiten que las diferentes pasadas sobre un terreno, sean totalmente complementarias, ni dejando espacio sin trabajar ni haciéndolo dos veces. Como ejemplo, la efectividad de los sistemas más completos está en unos 2cm. Como podéis ver en este vídeo o en este otro, la tecnología de Tesla no está tan lejos 🙂

Si ya has llegado hasta estas alturas del post, puede que pasen dos cosas: una, que la tecnología que hay detrás del mundo agrícola te haya sorprendido, o, puede que no lo haya hecho ni lo más mínimo. Entonces imagino, que la noticia de que muchos agricultores «hackeaban» sus tractores para usar firmwares procedentes de Ucrania, tampoco lo habrá hecho. 

JD fimr

Como veréis en la imagen de arriba, en cualquier sitio de internet un poco especializado te vende un pack que podríamos llamar: «hack your own John Deere». 

Desde hace ya unos años, prácticamente todos los tractores cuando llegan a un agricultor con un visión de futuro, se les ponen firmwares no originales, ¿y por qué?. Pues porque los originales de fabrica, además de ser bastante malos en cuanto a terminación, muchas veces capan a los tractores para que sólo usen accesorios del propio fabricante o incluso, que sólo puedan ser reparados en el servicio técnico oficial.

Resultado, si pones puertas al campo, la gente terminará cruzando por donde termina la valla.

Ahora me pregunto, ¿estamos preparados para la debilidad e inseguridad de un mundo dominado por software?. El cual no tenemos escrúpulos en cambiar para nuestro propio beneficio, sin mirar ni siquiera la procedencia o fiabilidad del mismo.

Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: