Queridos amigos de Ncora,

Se acercan peligrosamente fechas navideñas y nuestros estómagos se van a ver aturdidos con cantidades ingentes de turrón y bebidas, así como con las conversaciones de esos familiares que solo vemos una vez al año y nos dan tormento en pocas horas 😉

Un poco de calma y vamos a comentar hoy en qué podemos invertir nuestro presupuesto TIC del año que viene. Estas sugerencias, por supuesto, entrarían dentro de las mil y una posibilidades de necesidades que puedan existir en cualquier departamento TIC y son eso, sugerencias.

Formación. Es muy importante que nuestro departamento esté bien formado. Tanto los técnicos/ingenieros como las personas que forman parte de la dirección TIC. Para todos ellos seguro que podemos encontrar el curso/master más adecuado y ayudará a que nuestro departamento funcione mejor. En estos años de crisis la formación ha sido una gran olvidada y, en un momento u otro habrá que empezar a recuperarla con fuerza. También, por supuesto hay que pensar en dar formación a los usuarios. Una buena formación de nuestra gente nos va a evitar mil preguntas repetitivas y básicas. Seguro que la Fundación Tripartita nos va a ayudar a reducir la dimensión económica de la inversión.

Renovación servidores. Tal vez los servidores de nuestra empresa estén al final de sus días. Buen momento para recordar que los actuales servidores soportan hasta 768GB de RAM y sería tal vez una buena cosa consolidar en menos servidores nuestra infraestructura implementando más memoria RAM. Esto nos va a hacer ahorrar en licenciamiento. Siempre sin exagerar. No deberíamos dejar nuestra infraestructura con menos de 3 hosts.

Upgrade/downgrade de software. Nos puede suceder que nos pasemos de 3 hosts y queramos pasar del vSphere Essentials Plus al vSphere Standard, beneficiándonos así de la gran maravilla del Storage vMotion. O tal vez sucede que en su momento, animados por los buenos momentos económicos adquirimos un vSphere Enterprise o Enterprise Plus y, pasados los años vemos que con el Standard tenemos de sobras. En este caso nos podemos plantear tirar directamente esas licencias (no hay downgrade de ediciones) y adquirir licenciamiento standard. Si hacemos números a 5 años veremos qué rápido lo amortizamos.

Actualización de nuevas versiones. En ocasiones pasan los años y no nos damos cuenta que seguimos teniendo por ahí sistemas operativos que ya no están soportados por el fabricante como Windows Server 2003 o similares. Es el momento de hacer una migración de licencias y de los sistemas. Seguro que todo irá más fino y será más seguro.

Adquisición de SAN. Tal vez estamos en una pequeña empresa y ha llegado el momento de pasar de trabajar en local a adquirir una buena SAN. Debemos asesorarnos bien, mirar todas las opciones y no ser rácanos en el número de discos. Pedir diversas ofertas, contemplar diversos puntos de vistas y lanzarnos por la que más nos convenga, ya sea iSCSI o fibra siempre podremos seguir creciendo. Os sugiero que antes de comprar tengáis claros dos conceptos:

  1. Coste de ampliación de nuestra cabina.
  2. Coste de renovación del 4º año (si compramos con la garantía standard de 3 años).

Ampliación de discos SSD de nuestra cabina. Si nuestra situación es de tener una SAN que nos funciona bien pero nos gustaría tener un punto extra de velocidad para determinadas VMs críticas para nuestra empresa y tenemos la fortuna de que nuestra cabina soporta discos de estado sólido, tal vez es el momento de adquirir un pack de estos discos y mover nuestro core de negocio a esta tecnología. Los usuarios disfrutarán y nosotros más 🙂

Adquisición de segunda cabina. Algo que debería ser obligatorio en todas las empresas es tener doble almacenamiento replicado por hardware. Si ya hemos consolidado nuestro departamento virtualizándolo adecuadamente con nuestro hipervisor favorito y todo está bien, pensemos qué pasa si tenemos la desgracia de un incendio, inundación, robo… Tenemos el desgraciado caso de Campofrío hace nada en nuestra retina. Una segunda cabina no es una gran inversión para nuestra empresa y sí que le va a dar una gran estabilidad al negocio en caso de desgracia de gran calado. Nuestra empresa va a poder seguir funcionando. Estaría genial pensar en un plan de recuperación anti desastres que contemple qué sucede el día después de ese desastre.

VDI. Los proyectos de VDI cada vez son más fáciles de implementar y más económicos. Dejémonos asesorar por diversas empresas que nos digan cómo lo montarían y veamos este proyecto no como un ahorro de costes sino como un empujón tremendo a la productividad de la empresa. Hablemos con dirección y convenzámosles de que la gran inversión merece la pena. Nosotros ganaremos en el departamento TIC nuestra libertad.

Backup en la nube. La gran pregunta de backup en cinta o backup en disco ya pasó a la historia. Ahora hay que hablar de en qué nube (privada, pública, híbrida…) voy a dejar mis datos perfectamente cifrados para poder recuperarlos en caso de problemas con mi infraestructura on premises.

BRS. Si nuestra empresa no tiene dos sedes o esas sedes están muy alejadas tal vez el mejor plan de contingencias es buscar una nube de confianza y replicar allí nuestras VMs más críticas. Esto permitirá que podamos levantar fácilmente nuestro negocio en caso de un desastre grande en nuestras sedes.

Análisis de seguridad externo. Seguro que, con el presupuesto y conocimientos que tenemos, procuramos tener nuestra infraestructura bien protegida pero siempre está bien un vistazo en forma de hacking ético contra nuestra infraestructura. Probablemente nos llegarán hasta la cocina y tal vez simplemente haciendo un poco de ingeniería social. Habrá que dar instrucciones básicas a nuestros usuarios como no bajarse ficheros zip de Internet ni tampoco ejecutar ficheros exe, por ejemplo.

Hiperconvergencia. Si nuestra empresa es más grande tal vez queramos dar el paso a la hiperconvergencia. Nos ha caducado nuestra infraestructura hardware y queremos cambiar servidores, electrónica de red y almacenamiento. Será el momento preciso para probar las maravillas de la hiperconvergencia. Los grandes fabricantes del mercado están en ello, y desde hace años Nutanix. Hay que hacer un buen análisis. Estudiar cómo va a afectar a nuestro rendimiento y lanzarnos al gran reto.

Almacenamiento flash. Hay muchos fabricantes que disponen de almacenamiento flash en el mercado, cada uno a su manera: Pure Storage, Dell, EMC, HDS, etc. Os sugiero que si estáis pensando en mover vuestra BBDD crítica empresarial a uno de estos sistemas pidáis al fabricante una prueba de concepto o demo para no pillaos los dedos. Si la cosa sale bien puede ser un antes y un después en la historia de nuestra empresa y aumentar la competitividad terriblemente.

Almacenamiento virtualizado. Si nuestra empresa es mediana o grande tal vez tenemos un bonito SIMO de cabinas a nuestro alrededor y tal vez en lugar de tirarlas todas y comprar una nueva lo que debemos hacer es adquirir una cabina que nos permita la virtualización de todas ellas y poder tener un punto único de gestión del almacenamiento.

Automatización de nubes. El gran artista invitado en los próximos años es, sin duda, Open Stack. Desde Ncora estamos empezando a ofrecer servicios de esta suite y realmente es una maravilla nos permite tener una nube híbrida totalmente agnóstica de qué tenemos debajo: vSphere, Hyper-V, Amazon, Azure, etc. De verdad que merece la pena probarlo e investigar.

Automatización de redes con NSX. Nuestro CTO, David Marquina, nos explicó hace unas semanas las maravillas de NSX. Si vuestra empresa tiene una dimensión grande y una complejidad de red importante es vuestro producto. Animaos a probarlo.

Automatización de aplicaciones. Productos como Puppet os pueden hacer la vida mucho más fácil, automatizando todo el proceso de generación de grupos de VMs con un sentido concreto como frontales Web. Vais a reducir el tiempo de despliegue de días a horas. Es un producto que hay que empezar a mirar y tocar ya.

Automatización de la gestión de la nube híbrida. Productos como RightScale nos ayudan a generar y gestionar centralizadamente nuestra nube híbrida compuesta, por ejemplo de servidores productivos on premises con vSphere y servidores de desarrollo o pruebas de concepto en Amazon/Azure.

Y vosotros ¿qué sugerencias tenéis de inversión para 2015? ¿La queréis compartir con nosotros?

Nada más! Son solo algunas sugerencias. Feliz Navidad y un 2015 lleno de buenos momentos os deseamos desde Ncora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: