En nuestra profesión existe una dedicación extra al trabajo casi obligada y que es bastante mayor que en el resto de profesiones. Estamos en una ciencia inexacta donde 2+2 suelen no ser 4 casi nunca. La contínua renovación tecnológica, la falta de formación, los márgenes ridículos de venta de hardware y de software producen que, en muchas empresas del sector TIC, recaiga sobre su personal del departamento técnico un sobreesfuerzo que se aprecia poco y, lamentablemente, se considera muchas veces como algo que no se puede cambiar.

Algunas de las cuestiones que nos afectan y que tienen difícil solución son:

1. Formación continuada. No hablamos de formarnos cada 10 años sino de estar en permanente renovación. Te despistas 4 años y ya no controlas las nuevas versiones de los sistemas operativos/aplicaciones que existen. No basta con hacer el trabajo habitual (ya árduo de por sí) sino que además tenemos que dedicar una parte de tiempo al año a estar formándonos y aprendiendo nuevos productos.

2. Horas extras. Los proyectos tienen siempre su particularidad y suelen dar guerra para ser acabados con una buena calidad. Esas horas extras son complicadas o imposibles de pagar por las empresas TIC y suelen acabar en los hombros de los profesionales TIC.

3. Certificaciones. Es importante para nuestros CV que, además de hacer la formación, nos formemos y mostremos que conocemos una tecnología con esa certificación del fabricante. Las horas de estudio suelen ser en periodo fuera del laboral y, una vez más, contra la vida privada de los profesionales TIC.

4. Guardias. Aunque en mi empresa tenemos la fortuna de no tener aún esta problemática, es algo que la mayoría de mis colegas sí que padecen. Guardias 24×7 durante una semana o un mes y remuneradas a la baja. Además del tema puramente crematístico nos encontramos con la presión y tensión de tener que estar siempre pendientes del móvil y no demasiado alejados del portátil para poder dar el soporte si se requiere con cierta inmediatez. Esto nos impide desconectar del trabajo y seguro que nos afecta en la vida íntima. Un caso extremo es un colega de Palma que tiene guardia los 365 días del año. Os podéis imaginar qué terrible.

5. Horario extendido. Es complicado hacer 8 horas si eres técnico/ingeniero/consultor ¿verdad? Siempre hay un problema u otro que nos requiere y tenemos que hacerle frente con profesionalidad y dedicación.

Y vosotros…  ¿Cómo afrontáis estas cuestiones? ¿Tenéis alguna solución que ayude a aminorar estas cuestiones? Me encantaría saber vuestra opinión.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: