En estos últimos días he tenido la oportunidad de dar unas charlas sobre virtualización en Sevilla y Málaga, al amparo del acuerdo alcanzado entre mi empresa, Ncora, y la Fundación Valentín de Madariaga. En una de ellas surgió un curioso debate sobre el status quo existente en los sistemas operativos cliente. Justo acababa de leer en el viaje desde Mallorca el artículo Windows 8 no despega que arrojaba unos datos clarísimos de porcentaje de este mercado a nivel mundial, basado en datos recogidos por una empresa sobre visitas a su web y que pienso que son bastante aproximados a la realidad mundial:

  • Windows 8: 6,38%
  • Windows 8.1: 4,30%
  • Windows 7: 47,31%
  • Windows Vista: 3,10%
  • Windows XP: 29,53%
  • Sistemas Mac: 7,68%
  • Sistemas Linux: 1,48%

Hay un pequeño porcentaje residual de otros 🙂

Clarísimamente con más del 90% de mercado Windows cliente es el sistema operativo por excelencia que se utiliza a nivel mundial. Esto va a ser complicado de cambiar.

Comentábamos en ese interesante debate que posiblemente con las nuevas tecnologías VDI podría de una forma fácil cambiarse esta tendencia, aunque ya vemos que la realidad es la que es. No hay linked clones basados en Mac (mercado claramente destinado al usuario final y nada a la empresa) y Linux, que cada año saca un Windows Killer y cada año es el año Linux, pues al final se tiene que conformar con un residual 1,48% de uso. Nada previsto a corto plazo tampoco en soporte de estos sistemas en entornos VDI de forma seria para ser utilizado de forma masiva.

A todas las empresas finales, un día (normalmente cercano a la inspección de los señores de Microsoft) les entra la rabia, alguien da un puñetazo en la mesa por tener que pagar tanto dinero por sus windows cliente, sus windows servidores, sus licencias CAL, Office, etc. etc. Sin embargo, cuando se intenta estudiar en serio el dejar de utilizar Windows, en empresas medianas y grandes es prácticamente imposible. En empresas pequeñas, como la mía, es fácil pues la dependencia de todos esos programas corporativos es menor y es posible tener una empresa de 12 personas donde todos trabajamos con Mac. ¿Eso es trasladable a una mediana/gran empresa? Yo creo que no.

Pero ese status quo no es culpa de Microsoft. Al final todas las empresas intentan coger su parcela de negocio apurando al límite los márgenes comerciales para apenas dejar malvivir a los partners o incluso directamente eliminarlos del mapa.

Así en las últimas horas hemos visto un ejemplo de precios de VMware y su esperado vSAN por aproximadamente 3.000$ el socket (más detalle de precios aquí). Veamos, si ponemos esa solución en 3 hosts, tenemos 3K*3hosts*2sockets=18.000$ que nos cuesta la broma. A eso hay que añadir el coste de los tres servidores que el fabricante preferido nos venderá a su precio de mercado. Si ponemos 5.000$, por indicar un número redondo, tendremos 15.000$ + 18.000$ = 33.000$. Os parece que por ese precio no vale más la pena una solución tradicional de SAN? No lo sé, cada uno podremos tener nuestra opinión, pero de lo que no me cabe ninguna duda es de que VMware no ha sido muy generosa con su precio dejando al partner las migajas.

No es ninguna crítica contra VMware. Podríamos decir lo mismo de EMC con su ScaleIO que se licencia por TB y es un producto similar y lo mismo con todos los fabricantes.

Esto va incluso más allá con el mundo cloud. Algunos fabricantes directamente venden sus productos al cliente final dejando totalmente al margen a los partners. El margen es tan escaso que prefieren capitalizarlo completamente quitándose del medio al canal.

Y mañana saldrá otra novedad que eclipsará a vSAN (todos estamos esperando precios de NSX) pero el denominador común será el mismo. Microsoft en su entorno corporativo y cada fabricante en aquellos entornos donde pueden echar raíces luchan por mantener un status quo difícilmente modificable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: