¡Hola a todos de nuevo!

Esta semana tenía que escribir un artículo para el blog y me puse a darle vueltas a la cabeza, ya que me suele gustar escribir sobre «cosas calientes», dudas o charlas que tengo con los clientes, compañeros de trabajo o con otras empresas del sector.

Uno de los temas más recurrentes en todas las charlas, desde la más informal hasta la más formal, es sobre las tecnologías de contenedores y como van a impactar el futuro del desarrollo, por tanto de las TI.

Seguro que si hablamos de contenedores, lo primero que se os viene a la cabeza es Docker, quizás por que es lo que más suena en el mercado últimamente. Pero, ¿que es docker exactamente?.


Docker es una solución software (open-source) que permite automatizar el despliegue de aplicaciones dentro de contenedores software. Estos contenedores son una capa de abstracción sobre el propio sistema operativo, que permite aislar «la visión del sistema operativo» que tiene cada aplicación.

Está basado en dos funcionalidades del kernel de Linux, como son los namespaces y los cgroups. Los primeros aislarán la aplicación dentro del sistema operativo a nivel de elementos como el árbol de procesos, los IDs de usuarios o incluso el sistema de ficheros. Y los cgroups, nos permitirán el aislamiento a nivel de recursos hardware, como son la CPU, memoria, etc.

Los que vengáis de la informática «del pasado» o del mundo Unix, recordareis los famosos «chroot», que nos permitían un aislamiento a nivel de sistema de ficheros, pues bien, esto no deja de ser una evolución de aquella idea primaria, salvando las distancias lógicamente.

No hay que confundir los contenedores con las máquinas virtuales, ya que son cosas completamente distintas. De hecho docker, se creó para permitir el despliegue de entornos aislados si tener que soportar el consumo de varios sistemas operativos. Ni tampoco con Vagrant.

Pero aunque parece que Docker sea el futuro aún quedan algunos interrogantes como:

Seguramente con la madurez de estas soluciones, estas dudas quedarán resueltas, pero a día de hoy, tenemos que tener claras las limitaciones a las que nos enfrentamos.

¡Hasta el próximo post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: