Supongo que muchos de vosotros tenéis la misma duda cuando hablamos de la nube, ¿como controlo y gestiono los datos que tengo allí?. Y la verdad, no es una respuesta trivial.

Según va pasando el tiempo, cada vez tenemos más y más datos, que ocupan más y más espacio en disco, que cada día supone una mayor inversión mantener guardados. Frente a esta problemática, muchas empresas se plantean alquilar un espacio a proveedores cloud como Amazon o Azure, espacio en disco muy barato y subir allí esos ficheros que tienen poco uso.

descarga.jpeg

Subir o bajar los datos es relativamente fácil, hay múltiples aplicaciones, como por ejemplo, Amazon Import/Export.  Pero si hablamos de acceso online, al estilo de un servidor de ficheros la historia cambia completamente y se convierte en algo muy complejo para los usuarios finales, para quienes lo ideal es que la ubicación de los datos fuese totalmente transparente y tan sólo accediesen a través de un recurso compartido del estilo «\».

images.jpeg


Los problemas no sólo se reducen al acceso, sino también a las políticas de seguridad o permisos que tenga en mi infraestructura interna, que al subir los datos al cloud, prácticamente en la mayoría de los casos se pierden o dejan de estar bajo el control de la organización propietaria de esos datos.

Todos estos inconvenientes, hacen que muchas veces, las ventajas y flexibilidad que ofrecen al negocio servicio de almacenamiento cloud, sean argumentos que impulsen este cambio. Si los clientes que demandan este servicio, no perciben que tienen el control sobre sus propios datos, difícilmente tendrán confianza en el.

Hitachi Content Platform

Una buena solución para toda la problemática anterior, que me permita tener un punto de gestión y acceso centralizado a todos mis repositorios de datos, independientemente de su ubicación, es el Hitachi HCP, que como el propio fabricante lo define es: «un sistema inteligente, multipropósito y distribuido dedicado al almacenamiento de objetos».

Es decir, HCP nos permite gestionar nuestros repositorios de datos estén donde estén y lo mejor de todo, les da acceso de forma transparente y sencilla, extendiendo la capa de seguridad que tenemos en nuestra infraestructura interna, bien sea a través de permisos o políticas WORM, creadas en dicho HCP.

Captura%2Bde%2Bpantalla%2B2014-12-03%2Ba%2Blas%2B9.24.54.png

Por tanto, podemos decir que Hitachi HCP es el nexo de unión que faltaba en el puzzle para unir cloud privado y público a nivel de almacenamiento de objetos.

Pero el HCP además tiene otras funcionalidades muy interesantes, como:

  • Está concebido como un entorno sin un punto de fallo único, distribuido, como una especie de malla con lo que los datos se pueden replicar entre ellos, reduciendo de forma drástica la necesidad de backups. Se puede usar espacio en un proveedor cloud como repositorio de replicación, inclusive.
  • Este diseño distribuido permite ofrecer una alta disponibilidad en el acceso al dato, ya que siempre está accesible para el usuario, independientemente de la ubicación.
  • Tiene una funcionalidad, llamada HCP Anywhere, que sirve como «dropbox» corporativo para que cualquier usuario, desde cualquier dispositivo pueda acceder a los datos empresariales de una forma sencilla pero segura.
  • Políticas de acceso a datos adaptables y flexibles a la mayoría de las necesidades.
  • Junto con el dispositivo Hitachi Data Ingestor (HDI), que podemos ubicar en las delegaciones, es capaz de centralizar de forma transparente al usuario todos los datos existentes en las sedes remotas, a la vez que prestar el servicio de almacén de datos, tan necesario en entornos con varias ubicaciones.
  • Integración total con aplicativos como Microsoft Sharepoint o Symantec Enterprise Vault a través de las APIs desarrolladas para tal fin.
  • División virtual del dispositivo en varios tenants, para organizaciones muy grandes o multinacionales.
  • Gestión automatizada de costes o chargerback.

Como veis, es una solución que cubre prácticamente todos las necesidades que a día de hoy puede tener una corporación, en lo que almacenamiento de datos se refiere. Pero, lo más importante de todo, nos permite reducir drásticamente los gastos de operación que supone la gestión de toda la cantidad de datos que existe en la actualidad en las empresas con cierto volumen.

Espero que el post os haya resultado interesante y aportado un poco de luz en la nube, que a veces parece más un nubarrón, dada su oscuridad 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: