Seguro que para todos vosotros, el backup es algo que se encuentra entre las 3 primeras prioridades de vuestro día a día. Para la mayoría de nosotros el backup es algo imprescindible, pero también hay «profesionales» que le dan muy poca importancia, haciendo honor a aquella famosa frase: «el backup es para los cobardes…»

Con la predominancia de las plataformas de virtualización, hay una herramienta que está predominando en el mercado, como es Veeam Backup. Prácticamente se ha convertido en un standard para el backup de máquinas virtuales, como en su día lo fue para entornos físicos, Veritas.

Bien, es cierto que Veeam sólo aplica en entornos virtuales a día de hoy, lo que la mayoría de los departamentos TI tratan de alcanzar. Así que entornos donde aún es necesario mantener equipos físicos, sea del S.O. que sean es necesario combinar o sustituir Veeam con otras soluciones como puede ser Symantec Netbackup, Legato o Commvault.

veeam_modern_data_protection_logo.png

En este post voy a tratar de trasladaros una serie de recomendaciones y consejos, para que vuestra solución de backup con Veeam pueda escalar junto con vuestra infraestructura de backup y reducir el tiempo de ventana necesaria.

Y es que la primera idea que debemos desterrar de nuestra cabeza, es que Veeam es una solución de backup para PYMES y para entornos muy pequeños. Realmente es una solución muy potente, pero hay que conocer a fondo las opciones que nos ofrece, como en cualquier producto 🙂

Voy a tratar de resumir en 5 consejos como podéis sacar el máximo partido a Veeam y ajustarlo a vuestras necesidades corporativas:

  1. Despliega proxys como método de escalabilidad, a más proxies despliegues más máquinas virtuales podrás procesar a la vez. Piensa que cada proxy podrá procesar X número de discos simultáneamente, a más proxys, más VMs en paralelo podremos procesar.
  2. Si bien es cierto que el modo de transporte vía SAN es el que más rendimiento ofrece, también es el más «delicado» ya que presentamos nuestros datastores VMFS a servidores Windows. El modo Virtual Appliance da muy buenos resultados también y no es «tan delicado».
  3. Que tus proxys de Veeam sean VMs, de está forma usarán Hot-Add como método de copia y podrás hacer un «free-LAN-backup».
  4. No escatimes en RAM y vCPU, a más recursos más rápido podrán procesar tus backups y réplicas.
  5. Piensa en la réplica como tu método de backup principal, ya que aunque ocupa mucho más espacio te permite generar por ejemplo backups de esa réplica sin impactar en la producción

Espero que este post os haya servido de pequeña orientación para escalar vuestra arquitectura de backup. Cualquier aportación, duda o consulta que queráis hacer, será muy bien recibida 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: