Hola a todos una semana más 🙂

Ya prácticamente en pleno verano y con el calor que empieza a hacer acto de presencia en la Península Ibérica, nada mejor que hablar sobre un tema que preocupa a la mayoría de los responsables de sistemas o de infraestructuras informáticas: 

¿Cómo puedo tomar una decisión tecnológica a varios años vista sin equivocarme?

La respuesta más lógica es que, obviamente, nadie nos asegura que no nos equivoquemos, ya que es imposible predecir el futuro. Pero podemos intentar tomar decisiones adecuadas o que, al menos, no constituyan un craso error; aunque al cabo de 3 años se haga evidente que no eran al 100% las más óptimas.

sandrorey

Por fortuna, una de las ventajas de trabajar en una empresa de servicios IT es el contacto permanente con cientos de clientes. Muchos de ellos han tenido experiencias muy negativas, pero otros, por supuesto, han tenido vivencias muy positivas en relación a decisiones que se tomaron en el pasado. De todo ello he aprendido bastante y os planteo 4 puntos que probablemente os puedan ayudar:

1. Innovación, sí, pero… Es importante innovar, pero siempre apostando por empresas de reconocido prestigio y capacidades. Volved la vista 10 años atrás: ¿cuántas empresas creadoras de productos innovadores en TI han podido desarrollar negocio por sí mismas? Tened en cuenta que la misma VMware es propiedad de EMC en un 80%. Hay que valorar adecuadamente el riesgo de invertir en una solución tecnológica muy innovadora, que dentro de 3 o 4 años pueda ser propiedad de un tercero.

2. Facilidad de crecimiento. La solución seleccionada debe permitirnos crecer según las necesidades de nuestro negocio y, sobre todo, con costes controlados y conocidos desde el momento de la adquisición, para que luego no nos llevemos sorpresas desagradables.

3. Curva de aprendizaje y simplicidad. Los costes OPEX suelen ser los grandes olvidados en los proyectos aunque, seguramente, al cabo de 3, 4 o 5 años la elección de una solución tremendamente compleja puede suponer unos costes de operación enormes. A veces, apostar por inversiones que representen una curva de aprendizaje escasa y cuya simplicidad de funcionamiento sea muy alta, suele ser una magnífica opción.

4. ¿Qué hace el resto? Cierto es que si quieres destacar sobre la competencia, debes hacer cosas innovadoras y diferentes. Pero saber y conocer qué hace el resto del mercado nos dará pistas sobre si nuestra elección va a ser plenamente segura o si, por el contrario, nos arriesgamos un poco 😉

En resumen, hay que tener en cuenta que toda innovación conlleva un riesgo y que nos corresponde a nosotros valorar si queremos o tenemos la capacidad de asumirlo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: