En esta ocasión os he querido ordenar en 10 puntos las cuestiones que más valoro al recibir y analizar un CV relacionado con el mundo TIC. Entiendo que algunas cuestiones se podrán aplicar a otros negocios, pero os hablo de éste, que es el que mejor conozco.

Curriculum%2Bvitae.jpg

Cada vez se reciben CVs por más vías, Linkedin, Twitter, mails directos e incluso llamadas de alguien que le han dicho que la empresa busca tal o cual perfil. Para mí, hay algo muy importante y es ponerse en la piel de la persona que lo va a leer en el momento de redactar nuestro CV. La persona que analiza CVs durante un proceso de selección tiene muchas candidaturas delante suyo, necesita poderlos leer fácilmente y requiere ver la información precisa que es importante a la hora de escoger a la persona. Voy a intentar dar algunos consejos para que lo podáis plasmar fácilmente.

Allá van mis 10 consejos, espero que os gusten.

1. CV con foto. Como sabéis, me gusta tratar de frente los temas problemáticos y veo que recomendar que un CV lleve foto es algo así como pedir a una persona que se presente desnuda a la entrevista; lo que me hace mucha gracia y, por ese motivo, he preferido ponerlo como la primera de mis recomendaciones. Intentad que la foto tenga un tamaño razonable y que salgáis sonriendo; más que nada porque ver a alguien con cara de nabo no ayuda precisamente a seguir leyendo. A mí me resulta muy útil, una vez entrevistadas a 30 personas, algunas en persona y muchas por Skype, mirar el CV y (una imagen vale más que mil palabras) recordar tal o cual cosa que te viene a la mente de forma inmediata nada más ver su foto. De hecho, si pido un CV con foto y me lo mandan sin ella ya es un motivo de descarte, en mi caso. Si empezamos así, ya no quiero saber nada más de cómo vas a realizar las instrucciones laborales que se te ordenen. Cada uno es muy libre de tener la pinta que quiera, ¿verdad? Es difícil, cada vez más, ver a personas que no lleven tatuajes o piercings bien visibles. A mí me es absolutamente igual, pues voy a valorar otras cosas y no el aspecto físico ni la «belleza» de la persona. Ya sé que me diréis que en tal o cual país eso no pasa. Como diría el gran Makinavaja… «pos fale, pos bueno, pos malegro»… Poned la puñetera foto. Y que sea actual, ¡no la de la primera comunión!

2. Menos es más. Hay CVs que son terribles: 6 o 7 páginas de paja y de un montón de cosas que no me interesan en absoluto. Si tenéis una carrera no hace falta que pongáis dónde cursasteis la EGB, ni el BUP o la Primaria, ni la ESO. Está claro que si os habéis sacado una carrera, habrán detrás unos estudios previos. Todo ese espacio ocupado es absolutamente inútil, nadie lo va a leer y no tiene sentido. No tengáis miedo porque el CV sea breve y resumid 15 o 20 años de estudios en 2 líneas: «título de tal carrera en la universidad de fulanito de tal».

Estructura%2BCV.jpg

3. Datos básicos. Me gusta saber dónde viven las personas que entrevisto. No hace falta saber calle y número ni código postal, pero estaría bien saber si vives en Madrid o si vives en Caracas. Si me pones la fecha de nacimiento, pues bien; aunque si me pones ya calculada la edad, te lo agradeceré. También estaría bien saber si estás casado o si tienes hijos. Podéis ahorraros escribir la dirección detallada, pero sí que estaría bien saber vuestro correo electrónico (tal vez no tengo a mano el mail donde me mandaste el CV) y vuestro teléfono móvil para facilitar la comunicación.

4. Redes sociales. La cabra tira al monte y es muy difícil dejar de ser como uno es realmente. Si me indicas tu Linkedin, tu Twitter o cualquier otra red social y creo que tu candidatura es interesante, podré ver cómo te relacionas con los demás, cómo respondes a personas que se meten contigo, si haces faltas de ortografía y muchas más cosas que hablan sobre tu inteligencia emocional. Y si tienes un blog, es impagable y no dudes en especificarlo; pues ahí voy a ver muchísimas más cosas aún. De entrada seguro que ya eres una persona con cierta creatividad: ¡bravo!

Fotolia_99344594_Subscription_Monthly_M.jpg

5. Si estás sin trabajo, dilo. Hay muchas personas que se sienten estafadas si ven que en un CV se indica que el profesional está trabajando en tal o cual empresa y después resulta que es falso y que está en el paro. Yo entiendo que da cierto palo indicar que estás en búsqueda activa de empleo, pero ojo, porque no decir la verdad te puede costar que ni siquiera te llame una empresa a la que le gustaría probar qué tal funcionas con ellos.  Además, piensa que podrás incorporarte de forma inmediata, sin tener que esperar los 15 días que indica la ley y eso siempre es algo positivo. Olvidémonos de que estar en el paro es algo terrible, pues en nuestro mundo TIC apenas hay un 2% de paro y es para los muy malos o los gandules de solemnidad. Si estás en un momento de cambio de empresa di la verdad y todos contentos 🙂

6. ¿Cómo envías el mail? Haz que me sea fácil encontrar tu CV. Sería genial que lo tengas online y en un formato que se pueda abrir con alguna herramienta gratuita; por ejemplo, en formato PDF. Si me lo mandáis en un formato extraño, voy a tener que buscar un conversor, probablemente perderá toda la gracia gráfica que hayáis podido aplicar y, en el peor de los casos, no voy siquiera a ver información tal vez relevante para ti.
Por otra parte, sé respetuoso, muestra interés y escribe bien el nombre de la persona y la empresa a la que te diriges. Si se han dado instrucciones tales como poner tal o cual título al mensaje, hazlo así. ¡Y no te olvides de adjuntar el documento de CV! Esa cagada te puede costar muy cara 🙂 Ojo también a tu cuenta de mail. Me parece genial que tengas una cuenta que se llame: putoskapitalistas69@hotmail.com pero tal vez no sea la más adecuada para utilizar 😉 No estaría de más un par de párrafos presentándote, indicando que has visto la oferta y que te gustaría trabajar para esa empresa. He recibido CVs sin ningún texto en el mail, desde una cuenta extraña y, encima, sin texto en el título del mensaje. ¿No creéis que dice mucho de la persona que lo envía?

7. Estudios y experiencia profesional. Estaría bien saber qué estudios tienes claramente, además de la FP o la carrera de turno, aunque no te enrolles mucho. Si has hecho un MCSE en 2012, no hace falta que indiques que has hecho cada uno de los MCP y el MCSA. Con el título mayor, basta. Y así con todo. Igualmente, en la experiencia profesional yo suelo mirar solo los 2 o 3 últimos trabajos. El hecho de que cuando tenías 18 años hicieras de camarero o de repartidor de pizzas no aplica mucho al hecho de que estoy buscando un especialista en Citrix. Aquí se ven también las ganas de personalizar el CV que tiene cada candidato.

8. Conocimientos. Más allá de indicar lo que habéis estudiado, que está genial, estaría muy bien que especifiquéis qué conocimientos tenéis. Es decir, si mañana tenéis que empezar, ¿qué sois capaces de hacer ya y qué podríais hacer dentro de poco si tenéis la ayuda o formación adecuadas? Es importante indicar las certificaciones, cursos, etc. que sean relevantes para vuestro trabajo.

Fotolia_55510876_Subscription_Monthly_M.jpg

9. Posición y pasión. ¿Qué posición estás buscando? Es importante saber qué quieres ser en realidad, pues si te voy a contratar para una plaza que se aleja mucho de lo que realmente estás buscando, entiendo que aceptarás el trabajo, tal vez, pero en seguida estarás buscando aquello que realmente te apasiona. También agradezco que me indiquéis qué os apasiona fuera del trabajo, si os encanta la música, viajar, el cine, los deportes… Siempre te haces una idea más completa de la persona que contratas con una cierta dimensión de su humanidad.

10. Sueldo. En algunas redes como Infojobs, las personas indican qué sueldo mínimo es aceptable para ellas y también qué sueldo sería el que los haría sentir satisfechas. Si lo indicáis en el CV os aseguráis que solo os llamen aquellas empresas que estén interesadas en vuestro pack de conocimientos-actitud-sueldo. Siempre me ha parecido curioso el juego del gato y el ratón de ¿cuánto ofreces? ¿cuánto pides? Hay que ser realista y tener en cuenta lo que puedes ofrecer a la empresa y cómo está el mercado. Desde el punto de vista del empresario, nos gusta saber qué sueldo bruto anual quieres; esto es, si quieres 25K o 30K o 60K. Hay mil calculadoras en Internet para pasar sueldo neto mensual (que es en lo que suele pensar un trabajador) a sueldo bruto anual.

Como consejo general, os diré que entiendo que en muchos procesos de selección os traten mal y que tal vez estéis un poco bajos de moral. Pero pensad que tenéis que vender un producto y ese producto sois vosotros. Cuánto más bonito lo pongáis (sin mentir) más posibilidades tendréis de encontrar ese nuevo trabajo que os va a hacer felices.

Hay otras cuestiones que tienen que ver con la entrevista de trabajo, pero eso ya lo dejo para otro post.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Relacionados: